RSS

Calidad en el desarrollo web

Mon, Mar 5, 2007

Artí­culos, Desarrollo web

La Calidad del software puede ser entendida como el grado en el cual el usuario percibe que el software satisface sus expectativas (IEEE 729-83). El tipo y número de actividades de garantía de calidad que es necesario adoptar en un proyecto u organización depende del tamaño y complejidad de los productos software que se están desarrollando. También influyen otros factores, como pueden ser el tipo de proceso de desarrollo, los métodos y herramientas utilizados, la estructura organizativa de la organización, entre otros.

Los desarrolladores y evaluadores de software, desde la perspectiva de aseguramiento de la calidad de los productos Web, se encuentran con interesantes desafí­os debido al incesante auge de las aplicaciones y tecnologí­as Web. Por lo que es necesaria la definición clara de requerimientos tanto funcionales como no funcionales, para poder medir, analizar, comprender, controlar y, potencialmente, mejorar la calidad producida. Los sitios Web, al aumentar en interacción y funcionalidad, han pasado de ser tan sólo un medio de presentación de información, a ser aplicaciones con al menos la complejidad del software tradicional. Una de las caracterí­sticas principales de las aplicaciones Web es la combinación de diferentes medios y tecnologí­as para desplegar su funcionalidad, desde el simple texto e imágenes, hasta interacciones complejas (scripts, applets, componentes ActiveX, entre otros). En consecuencia, un empleo no sistemático, de estos recursos puede acarrear problemas al usuario visitante, que sólo pretende encontrar información, navegar, acceder a contenidos y funcionalidad especí­fica.

Recientemente, se han introducido un gran número de iniciativas para el desarrollo de soluciones Web al diseño clásico de software. Sin embargo, el uso sistemático de estas técnicas para la especificación y el diseño de estas aplicaciones no ha resuelto el problema de la producción. En la industria, se sigue considerando la "crisis del software", ya que la cantidad de esfuerzo perdido en el desarrollo continúa y los productos siguen siendo entregados con errores significativos que producen altos costes. En la Web esta situación no es distinta. Un estudio sobre el desarrollo de proyectos Web publicado por el Cutter Consortium revela que el 84% de los proyectos Web entregados no corresponden a las necesidades del negocio, el 79% de los proyectos Web sufren retrasos en la entrega, el 63% de los proyectos Web exceden su presupuesto, el 53% de las aplicaciones Web entregadas no proporcionan la funcionalidad requerida y, finalmente, el 52% de las aplicaciones Web entregadas tienen baja calidad. Las aplicaciones Web desarrolladas sin calidad que continúan expandiéndose tienen la probabilidad de operar con un bajo rendimiento y causar fallos. En el caso de aplicaciones Web de grandes dimensiones, si un sistema falla, el problema se puede propagar y causar serias con-secuencias. Cuando esto ocurre, la confianza en la Web puede verse amenazada causando la "crisis de la Web".

Como medida preventiva, el proceso de producción de sistemas de información Web debe ser gestionado de una manera rigurosa y cuantitativa. La utilización de principios de medición para evaluar el desarrollo Web proporciona una retroalimentación que ayudará a entender, controlar, predecir, y mejorar estos productos y su proceso de desarrollo. Como en cualquier proyecto software, tener estimaciones realistas del coste y esfuerzo requerido en etapas tempranas del ciclo de vida de las aplicaciones Web propician a los directores de proyecto y organizaciones la gestión eficiente de sus recursos.

This post was written by:

- who has written 94 posts on Ruben Mauricio.


Contact the author

Leave a Reply